Reconquistando a Mi Encantadora Secretaria Capítulo 506

Reconquistando a Mi Encantadora Secretaria Capítulo 506

apítulo 506 

Cira se quedó atónita por un momento, pero más tarde, al darse cuenta de lo que Morgan había dicho, se enfureció y agarró todo lo que tenía a mano para lanzarlo con fuerza. Morgan

El hombre no logró esquivarlo por completo; la caja de pañuelos lo golpeó en el hombro y luego cayó al suelo. Se inclinó para recogerla y sacó una servilleta de ella con la cual se limpió los labios. Después de eso, se levantó y se acercó a ella, con la intención de acariciar su cabello, pero Cira se apartó. Aun así, a él no pareció importarle; tomó el abrigo que la criada le entregó y, mientras se lo ponía, dijo: -Tranquila, espera por mi en casa

Cira no dijo nada, simplemente lo miró fríamente

Morgan se giró y cerró la puerta con llave al salir. Al escuchar el sonido del cerrojo electrónico, Cira cerró los ojos y, decidida, rompió el resto de las cosas que quedaban

Normalmente, nunca haría algo así, pero la rabia la había estado oprimiendo, y si no la dejaba desahogar, sentía que tarde o temprano esa misma furia la mataría

Los sirvientes intentaron limpiar el desorden, pero ella los detuvo gritando: ¡No limpien

Ellos se miraron entre y luego vieron cómo Cira subía las escaleras, arrojando todo al suelo a su paso. Poco después, la más impresionante residencia de la Ciudad de Sherón se había convertido en un desastre desde temprano en la mañana

Morgan vio todo eso en su celular a través de las cámaras de seguridad, pero en lugar de enfadarse, encontró un cierto atractivo en su comportamiento; después de todo, su exsecretaria era la persona más tranquila del mundo

Él sonrió levemente, se subió al coche y le indicó a Helena: -La comida que preparan los sirvientes no está buena. Pidele a la gente del Palacio del Oeste que entregue la comida puntualmente en casa y contrata a algunos chefs más

Helena asintió y respondió: -Sí, lo haré ahora mismo

Cuando el vehículo llegó a la empresa, Luis acababa de llegar también

cia

Él motocicleta pesada. Sólo existían unas pocas motocicletas de ese modelo y con esa configuración en todo el mundo, y su precio de venta casi equivalía al de una villa en la Ciudad de Sheron

El cuerpo del vehiculo, de color negro y dorado, tenía líneas fluidas y una presencia imponente, como un leopardo africano en la sabana, que no se quedaba atrás al estacionarse 

junto al RollsRoyce Cullinan de Morgan

Luis se quitó el casco y sacudió la cabeza, con sus cabellos marrones ligeros brillando bajo el sol como si fueran oro. Vio a Morgan y le gritó su nombre

Morgan se bajó y echó un vistazo hacia donde salió el sonido. Ese día, Luis llevaba una chaqueta y pantalones de cuero, que resaltaban sus largas piernas y brazos, y añadian un toque de despreocupación a sus rasgos faciales, combinando perfectamente con su motocicleta

Morgan asintió en señal de saludo y luego caminó hacia el edificio. Luis lo siguió rápidamente, arrojando las llaves de la moto al aparcacoches. -Gracias

Sin embargo, el joven no sabía cómo manejar ese tipo de moto ni podía moverla solo. Al final, fue un grupo de personas que logró empujarla hasta el estacionamiento, tan cansadas que apenas podían hablar

Luis siguió a Morgan hasta el ascensor, se quitó los guantes y dijo: -Gerardo no ha hecho nada últimamente, se fue sólo a su barco, que todavía está atracado en el puerto de Singapur y no ha partido

Morgan asintió suavemente

Cuando el ascensor llegó a su piso designado, ambos salieron e ingresaron a la oficina de Morgan. Luis preguntó casualmente: -Por cierto, ¿cómo está Cira

En el momento en que la puerta de cristal se cerró detrás de ellos, Morgan se dio la vuelta de repente, lo agarró por el cuello y lo presionó contra la pared

Luis se quedó desprevenido y exclamó: -¡Morgan

Aunque Morgan estaba vestido con traje y parecía educado, todavía exudaba una abrumadora aura frente a Luis, que llevaba su atuendo de motociclista. Lo miró a los ojos y le preguntó fríamente: -¿Sabías que ella rompió la bandeja y ocultó un pedazo de porcelana

Luis se congeló por un momento antes de explicar rápidamente: -Pero de inmediato ordené que lo limpiaran. ¿Escondió un pedazo? No tenía idea. ¿Para qué lo usó

Justo cuando terminó de hablar, notó las vendas en las manos de Morgan y le preguntó: —¿ Te lastimó? ¿Fue grave? ¡¿Cómo se atrevió a dañarte?! 

Unos segundos después, Morgan lo soltó

Luis era la última persona que lo traicionaría. Cuando estuvo al borde de la muerte por una golpiza, fue Morgan quien lo salvó y se encargó de los responsables. Se podía decir que su 

23 

+15 BONUS 

posición actual se la debía a él, su benefactor, así que siempre le había obedecido.. 

Morgan le dio una palmada en el cuello de ropa y respondió: Sólo una herida leve. Pero est realmente sorprendente que haya ocultado un pedazo de porcelana tan grande, sin que lo 

vieras

Luis frunció el ceño y dijo: -No la estaba mirando. Lo siento, debería haberlo notado

Morgan regresaba a su escritorio mientras decía: -Te daré una oportunidad para redimirte

Luis asintió rápidamente y respondió: -¿Qué quieres

-Tú lleva a alguien a la casa de los López en el pueblo Fuenteserena y revisenla, aunque sospecho que el libro de cuentas no estará allí. Luego ve a la casa de su hermana mayor, Ximena, y al apartamento compartido que tenía antesdio instrucciones Morgan mientras se sentaba en su silla de oficina, cruzando las piernas

Luis dijo

-De acuerdo

Morgan apoyó el mentón con una mano y continuó con seriedad: -La familia López tiene tres hijas, y una de ellas se llamasupongo que es Xiomara. Hace tres años se fugó con alguien. Investiga dónde está ahora.

-Okay, lo haré de inmediato


Reconquistando a Mi Encantadora Secretaria por Joana Del Río

Reconquistando a Mi Encantadora Secretaria por Joana Del Río

Score 9.3
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: Feb 13, 2024 Native Language: English

Leer Reconquistando a Mi Encantadora Secretaria por Joana Del Río

[La secretaria VS el CEO, Virginidad, Perseguimiento] Cira lo había amado con una pasión arrolladora, incluso casi había pagado con su vida por el amor. Sin embargo, desde el punto de vista de Morgan Vega, ella era simplemente una herramienta que nunca lo abandonaría. Profundamente decepcionada, ella decidió poner fin a esa relación. A Morgan no le gustaba que Cira fuese tan serena, racional e independiente. Un día, logró ver la ternura y la suavidad en ella, así como la chispa resplandeciente en sus ojos. Sin embargo, quien podía disfrutar de todo eso ya no era él.

Reconquistando a Mi Encantadora Secretaria por Joana Del Río

En el día de la boda de Cira, ella se sentó en la cama, riendo mientras observaba al novio y a los padrinos buscar los zapatos de boda que habían sido escondidos. En medio de la algarabía alegre, Morgan apareció. Se arrodilló junto a sus pies, sujetando su delicado tobillo blanco y la ayudó a ponerse los zapatos. Su actitud era tan humilde que parecía un perro suplicante. Rogó: —No te cases con él, ¿por favor? Ven conmigo, tú fuiste mi novia primero… *** Quería ver la luna, pero vi tu rostro en su lugar. ―Heródoto Los protagonistas de esta historia no son personajes perfectos. En los períodos anteriores, el protagonista, Morgan, hizo muchas cosas que lastimaron a Cira, pero después de comprender lo sucedido, se embarca en una difícil y persistente persecución hacia Cira, con un profundo arrepentimiento.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset