UN MATRIMONIO INESPERADO… El día del divorcio Capítulo 11

UN MATRIMONIO INESPERADO… El día del divorcio Capítulo 11

Capítulo 11: La ruina de Javier

Claudia sintió un ardor punzante en sus rodillas, pero su orgullo la impulsó a levantarse rápidamente

El rostro de Javier enrojeció con una furia venenosa, su dedo se clavó en el montón de pertenencias esparcidas por el frío suelo

¡Estas son tus cosas, tómalas y lárgate! ¡Te deseo felicidad a ti y a tu nuevo cónyuge, cariño! -bramó Javier con sarcasmo, cortando el aire tenso, tomando de nuevo las cosas y arrojándolas a los pies de Claudia

Ella estaba a punto de responder con una furia que ardía en su interior cuando, de repente, un hombre alto y musculoso corrió hacia ellos. Era Andrew, quien había estado observando la escena desde la distancia. Sin perder tiempo, se interpuso entre Claudia y Javier, con una mirada desafiante en sus ojos

Con la mandíbula apretada, se acercó a Javier y sus rostros quedaron a escasos centímetros

-¡Maldito infeliz! ¡Retira tus palabras! -exigió Andrew, con un gruñido grave en la voz-. No permitiré que ofendas a mi mujer. Así que retracte de lo contrario tendrás que atenerte a las consecuencias 

Una mueca torció los labios de Javier, imperturbable ante la amenaza y con una sonrisa de suficiencia se enfrentó a Andrew

No las retiraré -se mofó¿Qué vas a hacer al respecto? No te tengo miedo

La tensión se rompió; la mano de Andrew se posó con violencia en el cuello y lo empujó con violencia, Javier salió disparado, lo bastante fuerte como paral hacerle tambalear hacia atrás

Los músculos de Andrew se tensaron e iba dispuesto a golpearlo, pero antes de que un golpe pudiera aterrizar en él, Claudia intervino. Colocó su mano en el pecho de su esposo; era a la vez suave y firme, sus ojos decididos

-Esto no te concierne 

Deja que yo me ocupe

dijo en voz baja, pero con una autoridad inflexible

Dio un paso al frente y con una tempestad de dignidad e ira en su postura. Con un rápido movimiento, su mano golpeó con fuerza la mejilla de Javier.

El sonido resonó, como una aguda puntuación a su declaración

-¡A me respetas! Ya aguanté suficiente humillaciones de ti y no estoy dispuesta a aceptar una más, porque si sigues haciéndolo vas a tener que pagar 

las consecuencias

Con la mano aún temblorosa, Claudia se volvió y deslizó sus dedos entre los de Andrew. Juntos, se alejaron del silencio atónito y furioso de Javier, regresando a la seguridad del coche que les esperaba

***** 

El corazón de Claudia latió con fuerza por la intensa confrontación. Andrew la miró con una mezcla de sorpresa aunque también de inquietud, mientras conducía de regreso a su mansión, donde esperaba llevarla

A pesar de las circunstancias, había un atisbo de admiración en los ojos de Andrew por la valentía de Claudia al enfrentar a su exmarido

Mientras Andrew navegaba por las concurridas calles de la ciudad, su teléfono emitió un tono urgente. Contestó con un tono cortante

-Aló, ¿Qué ocurre? -hizo una pausa y continuó hablando-. , allí estaré

Cortó la llamada y, tras una pausa, miró a Claudia, con una expresión de disculpa pero cargada de preocupación

-Surgió algo en la empresa y debo ir para allá, pero antes te llevaré a la casa ella asintió en silencio

Cuando llegaron a la mansión de Andrew, era una enorme e impresionante propiedad de lujo que empequeñecía la antigua residencia de su exmarido. Casa 

para ese lugar le pareció un término inapropiado

El mayordomo de turno, un caballero de cabello oscuro y postura impecable, la saludó con una respetuosa inclinación de cabeza

-Señorita Claudia, bienvenida

Hizo una señal a una criada, que se acercó con una sonrisa cortés. Era muy consciente de los sentimientos de Andrew por Claudia, por eso la trató con un toque extra de amabilidad

-Sígame, por favor, señora le ofreció, guiando a Claudia por los enmarañados pasillos hasta una amplia habitación que prometía comodidad y tranquilidad

Una vez dentro, Claudia se quedó por unos segundos en silencio observando el confort y la belleza del dormitorio, luego empezó a deshacer la maleta, rozando con las manos las telas y los recuerdos que contenía

Sin embargo, cuando iba a colocar lo que llevó en su maleta en el vestier, se sorprendió al darse cuenta de los vestidos con las etiquetas, zapatos en sus cajas, ropa interior, joyas, maquillaje, todo de las marcas, colores y modelos que a ella 

OHS BONOS 

le gustaba

-Disculpeme, ¿Esta habitación es de quién? -inquirió con curiosidad

-Del señor y de ustedrespondió la criada

-Hay un error, ¿De quién es toda esa ropa? ¿Todas esas cosas? ¿Por qué están 

preocupada

alli? ¿Por qué voy a compartir habitación con él?-pros? ¿Por qué están 

-Señora, todo lo que está allí y en ese vestier y en el de la habitación contigua es suyo, el señor las compró para usted, porque él esperaba que usted pronto viniera a ocupar su lugar en esta casa, y compartirá esta habitación con él, porque usted es su esposa

Las palabras de la mujer la abrumaron e incluso le causaron miedo ¿Cómo un extraño había comprado cosas para ella? ¡No eso no estaba bien! Pensó y se lo hizo saber a la mujer

-¡No! Está equivocada, esto no puede ser, no voy a usar nada de eso, y ahora mismo voy a hablar con el mayordomoporque yo necesito mi propia habitación

Comenzó a caminar sintiendo su corazón palpitando en el pecho, no estaba segura si del miedo, la expectación, no se dio cuenta y golpeó un portarretrato que cayó al suelo, al girarse, cuando la recogió, se dio cuenta de que era un retrato de Andrew, con un hombre y una mujer, mayores que él, supuso que se trataba de sus padres

Estudió al hombre que estaba de pie junto a Andrew, con los ojos entrecerrados y algo en sus rasgos le replicó en la memoria. Frunció el ceño mientras intentaba localizarlo, pero el recuerdo seguía siendo esquivo, oculto en las sombras de su 

mente

Sin embargo, decidió ir a hablar con el mayordomo, no se quedaría en esa habitación

Las

de la Corporación Davis se abrieron con silenciosa autoridad cuando Andrew las atravesó, olvidando momentáneamente el peso de su enfrentamiento con el ex de su mujer. Recorrió los pulidos suelos con decisión, y las miradas de todos los empleados se dirigieron hacia él con una mezcla de reverencia y temor

-Señor Davis, le saludó su asistente con voz firme a pesar de la urgencia que bailaba en sus ojos

Le tendió una carpeta de papel manila, cuyo contenido, meticulosamente organizado, era el resultado de una minuciosa investigación

-La información que solicitó sobre Javier Cáceres y su familia

+15 BONOS 

Andrew aceptó la carpeta y la abrió. La primera página contenía un resumen financiero, con cifras desoladoras que revelaban una fosa de desesperación. A medida que ojeaba el documento, cada cifra era una silenciosa confirmación de la inminente perdición de los Cáceres

No se trataba solo de malas inversiones: había deudas, muchas de ellas, que se precipitaban hacia un abismo que solamente podía llenar el lucrativo acuerdo. con su propia empresa

Una sonrisa de satisfacción se dibujó en los labios de Andrew. Había anticipado. una ventaja sobre Javier, pero esto era un jaque que desencadenaría sin lugar a dudas en un jaque mate a punto de producirse

La ironía era deliciosa; el hombre que una vez trató de destruir la felicidad de Claudia ahora se tambaleaba al borde, sin saberlo, a merced del siguiente movimiento de Andrew

Manténgame al corriente de las negociaciones del contrato le ordenó con. voz suave, sin traicionar en absoluto el triunfo que latía en su interior-, me avisas cuando todo esté listo para firmar

-Por supuesto, señor Davis 

el bloc de notas

afirmó Roger, su asistente, con el boligrafo sobre 

Andrew se acomodó en su silla, la oficina que lo rodeaba bullía de actividad silenciosa, pero su mente ya estaba diseñando sus propios planes

UN MATRIMONIO INESPERADO… El día del divorcio by Jeda Clavo

UN MATRIMONIO INESPERADO… El día del divorcio by Jeda Clavo

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: Feb 27, 2024 Native Language: English

 UN MATRIMONIO INESPERADO... El día del divorcio by Jeda Clavo

En un matrimonio marcado por la indiferencia y la crueldad, Claudia enfrenta la pérdida su hijo como un punto quiebre. Su matrimonio se desintegra y ella tiene que volver a empezar, lo que no sabía es que ese nuevo comienzo se daría más pronto de lo que esperaba, cuando el mismo día de su divorcio termina casada con un desconocido. Todos los derechos reservados, inscrita en Safe creative em fecha 23/01/2024 bajo el número 2401236741862. Prohibida la reprodución parcial o total, sin autorización de la autora.

UN MATRIMONIO INESPERADO... El día del divorcio by Jeda Clavo

Claudia estaba en la habitación principal de la grandiosa mansión de su marido; en ese momento, parecía una fortaleza de soledad y silencio. Tomó la prueba de embarazo y dos líneas le devolvían la mirada, confirmando su mayor deseo y su miedo más profundo. “Estaba embarazada”.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset