UN MATRIMONIO INESPERADO… El día del divorcio Capítulo 15

UN MATRIMONIO INESPERADO… El día del divorcio Capítulo 15

Capítulo 15: Una pareja vengativa

Lo que ocurrió pasó en escasos segundos, el restaurante se sumió en un silencio momentáneo, roto únicamente por la respiración entrecortada de Eloísa, quien había quedado completamente atónita ante la petición de Claudia

Los ojos de Javier se desviaron entre su exesposa y su actual esposa, sintiéndose atrapado en un dilema

Eloísa, aún en estado de shock, no sabía cómo reaccionar ante la demanda de Claudia. Su orgullo herido y su ira se entremezclaron mientras miraba a Javier en busca de una respuesta. Por su parte, Claudia mantuvo la compostura, observando a ambos con una expresión serena en el rostro

Finalmente, el golpe resonó en el restaurante, un sonido seco y brutal que pareció hacer eco en las paredes desnudas. Javier, con la mano aún suspendida en el aire, no mostró arrepentimiento alguno en su rostro endurecido, mientras Eloísa retrocedió un paso, llevándose una mano a la mejilla enrojecida

Por su parte, Claudia lo miró con frialdad

-De verdad que no tienes límites, eres violento y nunca vas a cambiarlo ella escupió las palabras como si fueran veneno-, definitivamente, si la violencia doméstica ocurre una vez, seguirá ocurriendo miles de veces más.. Su voz era firme, aunque sus labios temblaban ligeramente

Javier la observó sin decir palabra, la furia todavía latiendo en sus venas. Claudia continuó distante

-Voy a preguntarle a mi esposo por tu contratodijo, ajustándose la blusa con movimientos precisos-, y hablaré con él, pero yo no le pregunto ni sobre sus asuntos comerciales, así que no puedo garantizarte nada. Si eso es lo que querías hablar conmigo, lo mejor será que me retire

Con esas últimas palabras, Claudia dio media vuelta y salió de la habitación, dejando una estela de dignidad y decisión inquebrantable, mientras se dirigía al hospital

La noche había caído como un manto oscuro sobre la ciudad, y Andrew se detuvo al llegar a la puerta de su casa justo cuando su celular comenzó a vibrar en el bolsillo de su abrigo. Lo sacó, deslizó el dedo sobre la pantalla y la voz ansiosa de su madre llenó el silencio que había entre él y la noche

¿Has visto el álbum de fotos de candidatas para ser tu futura esposa?Su tono 

era imperativo, casi demandante. Debes escoger una porque debes casarte lo más pronto posible, porque necesito un nieto

Andrew volteó los ojos y caminó al interior de la casa, sintiéndose atrapado en este guion repetitivo, porque eso era casi el pan de cada día. Su madre

buscándole esposa, por un momento pensó en decirle que ya tenía una, pero prefirió callar

Buscó desesperadamente una salida, y al ver a Ramón que estaba al pie de las escaleras, le lanzó una mirada de auxilio. El mayordomo entendió el juego, pegó un grito teatral

-¡Ay!-gritó Ramón

-Lo siento, mamá, debo cortarte, Ramón se ha caído -interrumpió Andrew rápidamente, aprovechando la distracción

Sin esperar respuesta, cortó la llamada y guardó el teléfono justo a tiempo para ver a Claudia entrar por la puerta

-¿Dónde estabas? -preguntó, su tono mezcla de preocupación con curiosidad

-Vengo del hospital, estaba viendo a mi madre -respondió Claudia, cerrando la puerta tras ella 

, pero almorcé con Javier y-Hizo una pausa antes de continuar, él me pidió ayuda. Por eso quería pedirte, ¿Qué tal si le damos una oportunidad esta vez y firmas ese contrato

Andrew la miró fijamente, buscando sinceridad en sus ojos

-¿Es eso realmente lo que quieres? ¿Después de cómo se comportó contigo? inquirió Andrew, con una expresión de molestia y confusión en su rostro, sin lograr entender a su esposa

Ella asintió, y una sombra de duda pasó fugazmente por su rostro antes de ser reemplazada por una expresión resuelta

-Si es lo mejor por un momento él se mantuvo callado, pero al final accedió

Está biendijo con resignación, lo haré, todo para complacer a mi esposa

La sonrisa de Andrew era cálida, se acercó a ella y sus labios se encontraron con los suyos, en un beso suave que selló su compromiso, no solo con el documento, sino con esa extraña historia que compartían

La mano de Eloísa tembló al tocar el punto sensible de su mejilla donde la mano de Javier había golpeado. La furia encendió en su pecho un carbón ardiente que prendió fuego a sus palabras, mientras llegaba a su casa

SONOO SI

-¿Cómo pudiste

siseó, con los ojos clavados en los suyos, con una ferocidad 

que podía quemar-. ¿Cómo te atreviste a levantarme la mano

La postura de Javier se debilitó bajo el peso de su mirada, sus propios ojos se desviaron, incapaces de encontrarse con los de ella

Le tendió la mano vacilante, rozándole el brazo con la punta de los dedos en un penoso intento de consuelo

-Eloísa, amor, lo siento, no queríamurmuró, con la voz impregnada de una desesperación que se aferraba al aire como la humedad-. Era necesario. Estamos en una situación un poco difícil y Claudiaella es la única que puede sacarnos de esto, me vi obligado a hacerlo

Ella retrocedió ante su contacto como si fuera fuego, pero sus siguientes palabras detuvieron su huida

-Si aguantas un poco más, el negocio florecerá de nuevo 

Su voz se redujo

un susurro, una promesa secreta destinada sólo a ella-. Te compraré todo lo desees

que 

Un destello de algo pasó por los ojos de Eloísa: esperanza, tal vez, amor o dependencia del hombre que tenía delante. Sus labios se curvaron en una sonrisa, no de felicidad, sino de astuto cálculo

-He investigado algo para tidijo, cambiando el tono, ahora imbuida de confianza. La madre del marido de tu exesposa es una mujer exigentereveló Eloísa, cruzándose de brazos mientras disfrutaba de la información que poseía , Quiere al mejor partido para su hijo, ya ha rechazado a siete mujeres, que considera que no son dignas para ser la esposa de su hijo ¿Cómo pudo permitir que su hijo se casara con Claudia? -Javier se queda viéndola con interés mientras ella termina de hablar¡Ella no lo sabe

Javier se inclinó hacia ella, interesado al imaginar a la guardiana matriarca como su aliada para evitar su ruina

-Y todo indica que jamás aceptaría a una divorciada como nuera, porque es una señora Snob ronroneó ella, una gata elegante con las garras firmemente. enganchadas a la conversación-, piensa ¿Qué pasaría si ella se entera de que su precioso hijo se casó con tu exesposa? Es más ¿Por qué no mandamos a publicar esa información y le hacemos saber a la señora Davis que nosotros lo mandamos. a publicar

-Podría usar esto….. . Los pensamientos de Javier se aceleraron, un plan formándose, cristalizando con cada latido-. Seguro que si hacemos eso, la señora Davis nos agradecerá que desenmascaremos y me lo agradecerá 

+15 BONDS 

eternamente y podrá ayudarme. No tendré que estar dependiendo de la desgraciada de Claudia

-Y yo puedo ayudarte en eso, tengo un par de periodistas amigos, que estarán encantados de divulgar esa información ofreció Eloísa, sus ojos brillando con malicia y oportunidad entrelazadas. Dejaremos rodar esa información

Sirvió dos copas de vino y brindaron

¡Por nosotros! -exclamaron al unísono

UN MATRIMONIO INESPERADO… El día del divorcio by Jeda Clavo

UN MATRIMONIO INESPERADO… El día del divorcio by Jeda Clavo

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: Feb 27, 2024 Native Language: English

 UN MATRIMONIO INESPERADO... El día del divorcio by Jeda Clavo

En un matrimonio marcado por la indiferencia y la crueldad, Claudia enfrenta la pérdida su hijo como un punto quiebre. Su matrimonio se desintegra y ella tiene que volver a empezar, lo que no sabía es que ese nuevo comienzo se daría más pronto de lo que esperaba, cuando el mismo día de su divorcio termina casada con un desconocido. Todos los derechos reservados, inscrita en Safe creative em fecha 23/01/2024 bajo el número 2401236741862. Prohibida la reprodución parcial o total, sin autorización de la autora.

UN MATRIMONIO INESPERADO... El día del divorcio by Jeda Clavo

Claudia estaba en la habitación principal de la grandiosa mansión de su marido; en ese momento, parecía una fortaleza de soledad y silencio. Tomó la prueba de embarazo y dos líneas le devolvían la mirada, confirmando su mayor deseo y su miedo más profundo. “Estaba embarazada”.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset